sábado, 30 de octubre de 2010

Día de lluvia =D

Bueno, poco a poco volviendo a la normalidad. Me había olvidado de cómo me afecta la lluvia, de que siempre que hay tormenta mi ánimo se revoluciona por completo y me convierto en un pequeño torbellino dando saltos y cantando por todas partes. Y después me quejo de que a Humo le pasa lo mismo, en fin...

Ahora tengo ganas de ir al pueblo. Siempre por estas fechas tengo ganas, sobre todo los días de lluvia. Recuerdo las noches en el salón con mis abuelos, sintiendo el calorcito de las mantas y la calefacción en contraste con la fría ventana, por la que veía a toda la gente pasar y corriendo para no mojarse. No sé, es uno de esos momentos mágicos de mi vida.

Pero las cosas cambian y no vuelven a ser igual, dudo de que vuelva a vivir ese momento. Porque ahora esa casá está medio vacía, por mucho que volvamos. Porque ya no soy una niña y no puedo encontrar la seguridad en casi ningún sitio. Porque es imposible, vamos. Pero al menos me queda ese lindo recuerdo hasta que mi mala memoria decida eliminarlo por completo.

Volviendo al presente, me siento bastante bien. No creo que se deba sólo a la lluvia, me parece que me he esforzado tanto en superar mis problemas que por fin lo estoy consiguiendo. Y, joder, es tan gratificante... n__n

Qué miedo de que esta sensación se acabe xD


Creo que todo esto se podría resumir en que vuelvo a tener esperanzas. Siempre me han parecido para los tontos pero supongo que la clave está en nunca dejar de ser realista y no esperar cosas imposibles, sólo disfrutar al máximo de tu vida a pesar de que se tiña con momento agrios.



Estoy enamorada de este tío, no sé qué tiene xD

1 comentario:

Elwin dijo...

Siempre nos quedarán los recuerdos y no podemos perderlos nunca