viernes, 31 de diciembre de 2010

Celos.

Envidia.

Qué cosa tan fea que nos devora por dentro. Cuando todos somos únicos, cuando nadie es mejor que nadie...

Pero unos ganan y otros pierden... E incluso algunos pierden y otros también. No es posible que todos ganen.

Y cuando perdemos, es difícil evitar hundirnos en nuestra propia miseria.

Bueno, así somos. Miserables. Y humanos. Y nos frustramos porque pensamos que eso es rebajarnos a lo que es todo el mundo... pero ¿tan malo es? Puede resultar esperanzador.

Porque si no somos tan diferentes de aquél que gana lo que nosotros perdemos... esa injusticia del azar se puede tornar a nuestro favor.

Ya ganaré en otro momento... por ahora intentaré no perder el resto.




=) ¿Por qué no te crees que estoy bien? Me quejo, soy una pesada, soy negativa, soy un desastre... ¿Pero no se te ocurre pensar que así, sin llegar a un extremo, puedo ser feliz?
Es irónico, pero cosas más raras se han visto.

Un abrazo.

25 de diciembre

El día de Nochebuena no fue mal. Por la mañana reviví mi infancia viendo Pipi (Calzaslargas) y Heidi.

... Me dio dolor de cabeza xD

Jugando a las cartas (apostando, por supuesto, mi familia me ha criado para ser una ludópata) tuve una pequeña discusión con mi madre y mi tía. Digamos que a veces hablando puedo ser un poco brusca, y cuando mi tío Jose metió las narices en mi mano le respondí, nada maleducado, sólo que con mi tono de voz. Ahí fue cuando la señora Marisargento y mi madre se lanzaron sobre mí. Lo irónico es que si alguien tenía que estar molesto era mi tío, pero él me defendió diciendo que estaba hablando como siempre, al igual que mi abuelo.

Esto me hizo reflexionar... a mi tío y a mi abuelo apenas los veo, y no tienen por qué saber cómo hablo, ni que si estoy siendo brusca es sólo porque sí, sin intención de ofender a nadie. En cambio, las dos locas éstas, lejos de acostumbrarse y de aceptarme tal y como soy y me gusta ser, a medida que pasa el tiempo son más irritantes con este tema.

Lo cierto es que me da igual. Me gusta ser así, y sé que hay gente a la que también le gusta. Y, yo qué sé, me sienta bien estar de vez en cuando tan... insoportable. Sobre todo últimamente que me he perdido un poco, que me he sentido muy estúpida y sin comprender por qué. Para mí ha sido un alivio recuperar esta faceta de mi personalidad, que me hace sentir más fuerte y a gusto conmigo misma. Así que qué coño importa el resto xD

Pensando en los cambios de personalidad, siempre los sufrimos cuando venimos al pueblo. Yo me pongo así, brusca y agresiva, aunque, a pesar de lo que pueda parecer, mucho menos irascible y más paciente y con ganas de bromear, sin que me afecten tanto las cosas negativas.

Mi tía se vuelve más mandona aun, con ganas de controlarlo todo y de estar siempre haciendo algo, y con los demás, lo propio. Este comportamiento lo entiendo porque es una persona muy responsable y trabajadora, y siempre que ha habido problemas por aquí ha estado ella para facilitárselo todo a los demás.

Mi madre, en cambio... Ufff, cómo la odio. Es que es una hipócrita, y sospecho que tiene problemas de triple personalidad que ha podido contagiarme a mí. Pasa de agobiarse, agobiarme, enfadarse, e incluso acusarme de que no me importa venir al pueblo y ver a los abuelos, para después llegar aquí, comportarse como una niña chica, quejarse de ir a la residencia y, ante todo, no mover un dedo por nadie. Y encima anoche, me llamó puta delante de toda mi familia xD

A ver, los que me conocen saben que esas cosas no me importan, que soy la primera en bromear llamándome puta, o incluso diciendo que me gustaría serlo (puede que esté enferma...). Pero que llegue mi madre, estemos pasando un buen rato en familia, y sin aviso previo me llame más zorra que no sé quien que salía en esos momentos en televisión... como que me sentó mal.

A pesar de ello, no me puse a gritar ni nada por el estilo, me tranquilicé y respondí seria y fríamente (pero con un tono de voz que no era tan desagradable como para que volvieran a intentar arrancarme la cabeza por maleducada) que si decía eso, es que realmente no tenía ni idea de cómo era. Ya está.

Ella, con toda esa hipocresía, o puede que incluso fuera un intento fallido de arreglar las cosas, durante la noche me trató como si fuera la niñita de sus ojos. ESO es algo que odio. Porque mi madre no es así, ¿vale? No suele tratarme con tanto cariño, es algo que me parece tan falso y por guardar las apariencias. Y en cuanto desaparece la gente, vuelve a ser la de siempre, a hablarme mal (porque si alguien sabe hablar con brusquedad es ella) y a hacerme sentir como una mierda.

Y así lo demostró más tarde, yo en la cama tranquilamente jugando a un solitario (T.T) y ella entra y me suelta con un tono que me resultó amenazador (puede que no lo fuera pero a mí me lo pareció) "Que sea la última vez que me insultas y me tratas así delante de todos".

No sé si me perdí alguna parte imprescindible de la escena en el salón, pero hasta donde yo sé la única que salió de ahí insultada fui yo.

Por eso me irrita que después venga de buenas delante de los demás, e incluso haciéndose la pobrecita por tener una niña tan horrenda a la que no puede evitar querer. Y claro, el resto del mundo le da la razón, porque como yo no soporto esa actuación no le sigo el rollo, y sencillamente desaparezco de una forma que puede pensarse desagradable e ingrata por mi parte, todo para no soportar más engaños.

Estas cosas me hicieron daño durante bastante tiempo, cuando era más pequeña y realmente no sabía qué podía creer y en quién confiar.

Pero ya aprendí que lo mejor es desconfiar de todos. Especialmente de mi madre. No digo ni aconsejo a todos que desconfíen de sus madres (cosa que tampoco está de más pues las madres tienen tendencia a mentir y ocultar cosas a sus pequeños para defenderlos del mundo, consiguiendo todo lo contrario); pero sí de la mía.

Ay qué desahogo.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Me voy

A veces no se puede más. A veces, sin previo aviso, llegas a tu límite. Estás agotado y ni siquiera recuerdas en qué perdiste tus últimas energías. Sólo sientes la caída mientras rezas a alguien o algo para que unas manos te recojan antes de llegar al suelo.

Pero no llegan, y el golpe es duro. Y cuando piensas que no puede ser peor... te pisotean.

Tus ojos no pueden ver nada bonito en esos momentos. Tal vez lo mejor sea cerrarlos, y confiar en los sueños, mientras recuperas las fuerzas para volver a abrirlos.


Supongo que estaré muy cansada. Y que quiera o no algunas noches me hacen sentir muy sola.

Henxu me ha dicho que me dedique tiempo a mí misma. Supongo que no me quedará más remedio que hacerlo, pues estoy a punto de irme al pueblo a pasar la Nochebuena en familia... Ahora podría hablar de la hipocresía de estas fechas, los malos recuerdos y la impotencia al observar tantas personas haciéndose daño unas a otras e intentando involucrarte en su juego perverso. Pero no tengo ni tiempo, ni ganas, ni quiero haceros pasar un mal rato.

Así que aprovecharé estos cuatro días para estudiar. La verdad es que es poco tiempo, desde que cumplí la mayoría de edad ya no me secuestran durante un mes de una forma cruel y despiadada.

Siempre que vamos al pueblo, tengo la esperanza de que me ocurra algo interesante. Y siempre vuelvo decepcionada xD Pero como soy tonta y no aprendo, caigo una y otra vez en esa trampa, y ahora me consuelo pensando que tal vez sea diferente...

Echaré de menos poder conectarme a internet T.T

Un abrazo.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Una pequeña señal de vida desde los confines de la Tierra

Ay Dios. Dos días. ¡Dos días! Seguramente menos de 48 horas sin pasarme por blogger y me he encontrado con 28371284638468912624189426334 actualizaciones de blogs que sigo. Supongo que tendré que eliminar algunos... pero es que me dan tanta penica...

Lo importante es que he sido fuerte, y durante las dos últimas horas me he pasado por (casi) todas y (casi) cada una de las entradas que han aparecido en estos mundillos por arte de magia. Me gustaría participar más en aquéllos blogs que me gustan, porque al fin y al cabo se trata de personas que ni conozco pero que consiguen hacerme pasar un buen rato de una manera gratuita.

En fin, lo seguiré intentando. Aun así, gracias a todos aquéllos que consiguen crear un espacio personal, único y maravilloso y compartirlo con el mundo (aunque no leáis este agradecimiento, aunque ni siquiera sepáis que hablo de vosotros).

Estoy cansada... Llevo unas tres horas en casa de "Baigon". Desde que llegamos no me apetecía jugar a las Magic (debería... tengo que practicar, se me dan demasiado mal), así que dejé a estos tres energúmenos seguir con su vicio mientras que mis manos ansiosas acaparaban el portátil y perdía la cabeza delante de la pantalla.

Y poco más. Estos últimos días he estado bastante liadilla. No estoy muy segura de con qué, porque realmente no he hecho tanto. Pero ese poco es mucho más que esa nada que había antes en mi vida. He vuelto a ir al gimnasio (dos días...), a la EOI (me he prometido no faltar a más clases, mucho menos si hay control...), me he hecho un horario para estudiar (que no sigo...), e intento salir con todos los que puedo. En poco tiempo he tenido conversaciones con personas que echaba mucho de menos, y ha resultado un alivio inmenso volver a vivir esos momentos que ya creía perdidos.

Mañana, "cena" de navidad. Escusa de Nidia y mía para ir medianamente arregladas con unos vestiditos (si en el fondo somos unas coquetas... "¿Y tú qué te vas a poner...?"). Y después, al pueblo. A ver cómo andan las cosas por allí, y a estresarme con las discusiones a gritos. Bueno, si no, no sería navidad, ¿no?

Con suerte durará poco, en principio vuelvo el lunes.

Un abrazo (¿Alguien se ha dado cuenta de que siempre me despido con un abrazo, sean las circunstancias que sean?)

viernes, 17 de diciembre de 2010

Manos atadas

Bueno... Digamos que soy una persona torpe, bocazas, bruta, y con la manía de actuar de una forma estúpida normalmente. A veces me gustaría poder pasar una cadena alrededor de las manos, que alguien me contenga en el momento justo de meter la pata.

Porque es que pasa el día y pierdo la cuenta de las veces que hago alguna tontería. No esas tonterías encantadoras, que me gustan y milagrosamente consigo a veces, si no de esas que hacen que la gente te mire y piense "¿Y ésta subnormal? ¿Por qué no se va ya?"

Bueno, vale, es posible que yo lo exagere un poco, pues tengo tendencia a ser extremista, pero estoy convencida que más de una persona en más de una ocasión ha pensado así de mí.

Pero se supone que eso debería darme igual xD Que tengo que estar a gusto conmigo misma y que zurzan al resto.

He aquí el problema. Que no estoy a gusto conmigo misma. Que la primera en pensar que soy una subnormal y ojalá me tragara la tierra cada vez que hago alguna gilipollez soy yo.

Supongo que lo que me pasa es que no sé tratar con las personas. Que lo diga Raquel. Mi mejor amiga desde hace ya seis años (con altibajos en nuestra relación como en todas) y aun se sorprende si tengo algún gesto de cariño. Porque, como ya he dicho al inicio de esta entrada, soy una bruta.

Si reflexiono sobre esto, supongo que es porque tengo miedo. No me gusta ser débil ni vulnerable, no quiero que nadie me haga daño, así que creo una coraza, me oculto en una máscara desagradable y malhumorada que no cesa de vomitar comentarios crueles y afilados que impiden que nadie se acerque.

Pero esto no me pasa siempre, ¿no? Aquéllos valientes, o suertudos, que han superado esa coraza, que me han visto tal y como soy en realidad, con defectos, miedos, amor y cariño, se llevan lo mejor de mí. O eso espero, no quiero ser una ingrata.

Y aun así no basta.

Ayer estuve planteándome cómo quiero ser, y por mi cabeza se pasaron tres personas.

Raquel, AMIGA con mayúsculas. Se preocupa por todos hasta el punto de que los problemas ajenos le quitan el sueño; es la persona más responsable que conozco, siempre cuidando de su familia; muy inteligente y terriblemente talentosa con el don de la palabra, aunque a veces dude de sí misma; por su cabeza han pasado historias maravillosas y mágicas que espero que algún día sea capaz de compartir con el mundo.

Mj. Tal vez sorprenda que piense en ella. Es una chica adorable y encantadora, o al menos es lo que siento cada vez que la veo. No he tenido tantas oportunidades de conocerla bien como me habría gustado, pero ese aura que tiene de princesa de cuento de hadas en un mundo real, pero llena de personalidad y transmitiendo siempre alegría, me embriaga.

Y mi hermano. Siempre con nuestros roces, puede que más que la mayoría de los hermanos debido a las circunstancias que hemos pasado. Pero lo admiro muchísimo, ¿sabéis? Porque, mientras yo me derrumbaba con nuestra vida, el nunca se rindió. Luchó y trabajó duro, siempre mirando al frente. Y él lo tuvo siempre más difícil que yo. Es imposible que no quiera ser como él, porque nos parecemos tanto y a la vez somos tan diferentes que cada vez que lo miro me acuerdo de todo aquéllo en lo que estoy fracasando.

Ayer, de camino a la EOI, iba pensando en esto. Que si quiero ser de alguna forma, es la mezcla de ellos tres. Pero aun así sentía que faltaba algo. No sé describirlo. Ese toque de "esencia" que tiene cada persona. Y supongo que me toca encontrarlo en mí misma, lo cual lo hace más difícil.

Bueno, este tochaco me ha servido más para desahogarme y aclararme que para compartirlo con el mundo. ¿Quién tendrá el valor de leerlo entero?

Voy a buscar unas cadenas para controlar a la fiera...

Un abrazo.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Chorradas habituales

Eres mi demonio malo. ¿Dónde está el angelito?

Pensaba que los ángeles no morían, lo estampé contra la pared. Quién diría que una cosa tan pequeña tuviera tanta sangre...


Bueno, esas gilipolleces que a veces me salen en una conversación y que provocan que la gente me mire raro... Qué se le va a hacer. Se lo dedico a Rubén, que para algo estaba hablando con él xD

Vaya, esta tontería me ha hecho pensar en Mj... Te echo de menos moco =(

martes, 14 de diciembre de 2010

Hemp Tycoon



Ay que me dan ganas de plantarla de verdad... El bichito es muy mono xD


No, hoy no tengo ganas de escribir. ¡Que os den!

sábado, 4 de diciembre de 2010

Me encanta...


... cuando dilatas tus pupilas y juegas con mi sonrisa

... cuando lo más insignificante me devuelve a la vida

... cuando todo lo malo se olvida con una caricia



Supongo que sí, que seré Eleanor xD





Por dejar pasar el tiempo sentadas en un banco, reforzar nuestro egocentrismo y refugiarnos de vez en cuando en una burbuja. Cielo.



Esta imagen siempre me ha recordado a Raquel xD

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Hoy...

... me siento mal. Un mal día, y una mala noche. De éstos en los que no quieres salir de la cama por nada del mundo, a pesar de tener los sueños más extraños y siniestros que te puedas imaginar.

De éstos en los que, si no te sujetas bien fuerte el corazón, seguro que se te cae y se rompe en pedacitos (otra vez... ¡ten más cuidado, que es frágil!).

Uno de esos días en los que por mucho que brille el sol, por muy verde que esté la hierba y por mucho que las hojas caídas en el suelo te inviten a dar un largo paseo, todo te parece feo.

Se pasará. Sólo sé eso. Y no necesito saber más.

Además tampoco es para tanto. Sólo un poco de agobio y miedo =P


domingo, 28 de noviembre de 2010

Aaaaalwaays I wanna beee wiith yooouuuuuu!!!


Se acabó el fin de semana U_u Se podría resumir en: jueves fiesta de física en El Jueves (¿¿¿El Jueves abierto un jueves??? El Apocalipsis está cerca...) con mi primera recaída de borracha; viernes viendo Harry Potter con Raquel e Irene (ains qué monas son *-*) para después encontrarme con Quique y Nidia (ains pero qué monos son *-*) y estresarme con Quique por no poder ver Saw II xD; y finalmente el sábado, a romperme mi hermoso trasero en la pista de hielo (yo insisto en que más que hielo era plástico), fortalecer nuestros espíritus consumistas Nidia y yo comprando unos relojes-colgantes preciosos, y jugar una gran, aunque corta, partida de rol.

Me encantó esa partida, menos mal que al final me decidí a jugar. Mi personaje (que soy básicamente yo) conoce a un guerrero samurai que la salva de morir congelada, la lleva de compras, y con el que mantiene una agradable conversación a base de signos... ¡y en la primera cita! Todo esto después de haber sido violada por un grupo de niños albinos asexuados y diabólicos con un cuchillo (vale, no hay signos de violación, pero tampoco de lo contrario). Si es que Pececito es un gran máster... el mejor... y el más guapo... y al que mejor le quedan los gorros multicolores sacados de la basura... (¿se nota que estoy intentando asegurarme un futuro próspero lleno de amor, pasión, y pequeños niños samurais correteando a mi alrededor?).

En cualquier caso, lo mejor de la semana ha sido indiscutiblemente que...


¡¡¡¡SUPERÉ MI RÉCORD EN EL ROBOT UNICORN ATTACK!!!!


¿Os habéis fijado en la mierda de puntuación que saqué en el primer y tercer intento?

Ahora le toca a Rubén picarse y superarlo xD



Qué gran canción. Qué gran vídeo. Qué gran juego.

Creo que estoy empezando a ser demasiado friki...

lunes, 22 de noviembre de 2010

Finiflú

Hoy es lunes. ¡Lunes! Ese horrible día que todo el mundo teme, casi tanto como el domingo por la tarde cuando nos dedicamos a darnos cuenta de lo rápido que anochece y de lo temprano que tendremos que levantarnos al día siguiente.

Y hoy me he levantado terriblemente temprano T_T no sé por qué. Tal vez porque no tuve una buena noche y necesitaba ponerle fin cuanto antes.

El caso es que hoy me he levantado con ganas de probar algo nuevo, de comerme el mundo, de tener nuevas experiencias... y me he atrevido a ir a otra parada de autobús. ¡Sí! Así soy yo, viviendo al límite. Para variar he llegado justo a tiempo para ver cómo se iba mi bus xD Pero bueno, parece que algún duendecillo ha estornudado cerca mía y, además de mocos y algún virus extraño, me ha pegado algo de buena suerte y a los tres minutos ha aparecido un autobús vacío. Sí, leéis bien, VACÍO. Así que hoy he llegado extrañamente temprano a clase, y sin necesidad de tener que pegarme a un grupo de niñas repelentes chillando o de caerme encima de algún desgraciado al llegar a una rotonda.

Y, no sé que será, pero me siento mejor. Me he frustrado al darme cuenta de que en las últimas semanas he dado unos cuantos pasos atrás, que tengo que recomponerme otra vez y no pensar demasiado las cosas porque tengo ideas muy negativas. Pero hoy me he distraído un poco y me siento mejor. Tal vez el vicio que tengo a Scrubs me ha transmitido algo de buen rollo.

En fin, voy a ver si consigo hacer algo de provecho hoy.



Me he levantado escuchando esta canción de Kelly Clarkson que me trae buenos recuerdos de hace años... puede que también influyera en mi buen humor de hoy =)

martes, 16 de noviembre de 2010

Cobarde

Realmente soy un desastre de persona. Esta frase la pienso mucho últimamente.

Supongo que no aprendo, o que lo hago demasiado despacio. Decepciono a mucha gente, o eso creo, pero lo realmente doloroso es decepcionarme a mi misma, ver cómo pasa el tiempo y yo aquí parada, incapaz de hacer nada. Por estúpida, ignorante o inconsciente, lo que sea.

Me jode porque creía tener posibilidades de hacer casi cualquier cosa, y de hacerlo a lo grande. Pero por miedo no me atreví con ninguna. Nunca es demasiado tarde, diréis. Ya, pero sigo sin saber cómo enfrentarme a esos temores. "No sé...", odio decir esto, ya sea porque me incomoda no saber las cosas, o porque me parece una excusa demasiado fácil. ¿A quién intento engañar? ¿Y cómo he estado tantos años engañándome a mi misma, llegando al punto de no tener la menor idea de cómo soy? O cómo quiero ser...

A veces me siento como si no fuera persona, sólo la sombra de un recuerdo caminando entre los vivos y completamente perdida. Una cobarde que no se atreve a vivir. Que se rinde con demasiada facilidad.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Toy pocha

Ay me muero...

Al fin he conseguido cumplir el sueño de toda chica de 18 años y me he convertido en una fábrica de mocos. Es un trabajo duro y mal pagado, pero qué le voy a hacer, así es la vida.

Bueno, a parte los pañuelos, mareos, irritaciones de nariz y la garganta con una sierra oxidada dentro, intento llevarlo con optimismo. Lo cierto es que sin mucho éxito xD (hoy ha habido muchas broncas en el entorno familiar y nada de mimitos -_-)

Pero Los Simpsons y jugar a Pokemon (más lo primero que lo segundo, empezar de nuevo una partida es un coñazo) me han servido de cierta ayuda. El problema es que ahora no sé si estoy preparada para enfrentarme mañana al mundo real... sobre todo porque el trancazo y el mal cuerpo perduran y parece que resisten con más fuerza que antes.

Lo deprimente de todo esto es que estar enferma es casi lo mejor que me ha pasado los últimos días. No porque me aporte ningún beneficio, si no porque es el mal menor. Tal vez sea cuestión de perspectiva pero ahora mismo no encuentro muchas cosas que me animen. Y estar esperando que esas cosas aparezcan estando encerrada en casa tampoco me servirá de mucho... Mejor no esperar nada. Siempre llego a esta conclusión que me deja tan mal sabor de boca.

Sólo me queda decir que me quiero mudar. A algún lugar donde llueva mucho. Es que ha sido una completa decepción; hoy se ha nublado y ha chispeado un poco. Me empecé a sentir mejor y de repente sale el Sol.

'¬¬

Alaska por ahora es imposible, pero intentaré dar un pasito hacia el norte siempre que pueda.

Y sí, sé que es irónico que quiera irme a un sitio con lluvia, frío y mal tiempo en general estando como estoy ahora... Qué queréis que os diga, moriré joven y hecha un asco, pero feliz.

Se acabó por hoy.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Lenore

Ah, broken is the golden bowl! the spirit flown forever!
Let the bell toll!- a saintly soul floats on the Stygian river;
And, Guy de Vere, hast thou no tear?- weep now or nevermore!
See! on yon drear and rigid bier low lies thy love, Lenore!
Come! let the burial rite be read- the funeral song be sung!-
An anthem for the queenliest dead that ever died so young-
A dirge for her the doubly dead in that she died so young.

Edgar Allan Poe

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Nah

La verdad es que hoy estoy bastante cabreada. No sé, cada día me decepcionan más las personas, y me desilusiono porque espero de ellas cosas que no quieren o no pueden dar.

Yo no soy quién para esperar nada de nadie, y precisamente lo que me conviene es tenerlo claro. A pesar de ello a veces lo olvido, y me creo que por recibir un abrazo, compartir una mirada o una sencilla palabra aparentemente de cariño puedo volver a tener confianza en los demás. Soy demasiado influenciable por tonterías.

Y puede que muy dura conmigo misma... pero la verdad es que creo que es lo mejor para mí. No quiero permitirme cometer más errores.

Por lo demás solo pediros... dejad de ser tan gilipollas por un momento por favor.

sábado, 30 de octubre de 2010

Día de lluvia =D

Bueno, poco a poco volviendo a la normalidad. Me había olvidado de cómo me afecta la lluvia, de que siempre que hay tormenta mi ánimo se revoluciona por completo y me convierto en un pequeño torbellino dando saltos y cantando por todas partes. Y después me quejo de que a Humo le pasa lo mismo, en fin...

Ahora tengo ganas de ir al pueblo. Siempre por estas fechas tengo ganas, sobre todo los días de lluvia. Recuerdo las noches en el salón con mis abuelos, sintiendo el calorcito de las mantas y la calefacción en contraste con la fría ventana, por la que veía a toda la gente pasar y corriendo para no mojarse. No sé, es uno de esos momentos mágicos de mi vida.

Pero las cosas cambian y no vuelven a ser igual, dudo de que vuelva a vivir ese momento. Porque ahora esa casá está medio vacía, por mucho que volvamos. Porque ya no soy una niña y no puedo encontrar la seguridad en casi ningún sitio. Porque es imposible, vamos. Pero al menos me queda ese lindo recuerdo hasta que mi mala memoria decida eliminarlo por completo.

Volviendo al presente, me siento bastante bien. No creo que se deba sólo a la lluvia, me parece que me he esforzado tanto en superar mis problemas que por fin lo estoy consiguiendo. Y, joder, es tan gratificante... n__n

Qué miedo de que esta sensación se acabe xD


Creo que todo esto se podría resumir en que vuelvo a tener esperanzas. Siempre me han parecido para los tontos pero supongo que la clave está en nunca dejar de ser realista y no esperar cosas imposibles, sólo disfrutar al máximo de tu vida a pesar de que se tiña con momento agrios.



Estoy enamorada de este tío, no sé qué tiene xD

miércoles, 20 de octubre de 2010

Tratando de olvidar.

Aquí estamos. Un mes después de que me dejaras y sigo amándote tanto como antes. Es realmente frustrante ver cómo pasa el tiempo, yendo cada uno por nuestro lado, conociendo nuevas personas y haciendo lo mismo que hacíamos juntos, ahora separados.

No debería darme rabia no poder volver a hacer esas cosas contigo y ver cómo otros ocupan mi lugar, aunque supongo que es normal. No debería costarme tanto olvidarte a tí y a todo lo que te rodea, pero seguís tan presente dentro de mí que a veces casi siento vuestro calor.

Ya no distingo qué es sueño y qué realidad, llego a preguntarme si sucedió de verdad, si hubo algún instante en el que conseguí sentirme feliz.

Pero ahora eso ya no importa porque llegó el frío y no me queda más remedio que coger una manta y esperar a que se pase. Tengo que verlo todo desde lejos, una tercera persona que ya no pinta nada en esta historia, que debería buscarse una propia.

Sí, pero me encantaba nuestra historia. Supongo que es por el tiempo pasado, por la sensación de haberlo perdido todo, pero añoro cada detalle, cada gesto, cada momento. Me sentía agradecida de poder sentir todo esto por alguien, y supongo que sigo haciéndolo... pero ahora mismo no puedo más que suplicar que pase, que se acabe, y que no vuelva nunca más.

Que nadie más vuelva a hacerme sentir amor.






Así fue cómo el Ave Fénix resurgió de entre las cenizas.

lunes, 18 de octubre de 2010

Despertar

¿Sabéis de esos diálogos internos que se tienen a veces, en los que dos o más vocecitas dentro de tu cabeza empiezan a decir tonterías y a discutir? A mi últimamente me pasa mucho.
Creo que se debe a esa otra parte de mi que está despertando. Y claro, es en plan levantarte una mañana y encontrártelo todo patas arriba. Los discos de música desperdigados por el suelo, los libros con las páginas arrancadas, cristales rotos, toda la ropa fuera del armario... y una niña acurrucada en un rincón y llorando.

"¿De dónde ha salido esa niña?" Te resulta familiar, y te acercas para ver qué le ocurre.

Ves que está sangrando. Inmediatamente piensas en los cristales que hay por todas partes, y ante la preocupación y el miedo te cuesta decidir qué hacer primero.


"Lo siento... ", escuchas, "lo he dejado todo hecho un desastre..."

"¿Has sido tú? ¿Por qué?"

"Estaba sola y me asusté. Me abandonaste."


Es en ese momento cuando te fijas en lo mucho que te duele el pecho. Te pones la mano a la altura de donde debería estar el corazón, y te encuentras con una enorme mancha de sangre caliente. La misma mancha que tiene la niña.

Y te das cuenta.

¿De qué? De que esa niña, necesitada, dependiente, llorona, forma parte de tí tanto como tú de ella. Que os necesitáis mutuamente, ella para que la cuides, tú para recordar la importancia de un corazón.


Así que ¡tú dormilona! Ponte a limpiar y a cuidar de esa niña. No comiences de 0, no olvides, aprende de lo vivido y recuérdalo cuando sea necesario. Aprende a sentir dolor, echar de menos a lo que se fue y a estar sola, así como a hacer acopio de valor y demostrar tu increíble fuerza a la hora de sacar una sonrisa que deslumbre al mundo.


A deslumbrar se ha dicho. Y no te sueltes de la mano.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Cambios

Vaya lo siento. No cumplí mi promesa, y sí que esperé algo. Esperaba, o más bien deseaba, que no hubiera más problemas.

Bueno supongo que no hubo ningún problema nuevo, solo la solución. Pero yo como una tonta estuve demasiado tiempo negando la realidad, pensando que podía controlar la situación y que si me esforzaba todo saldría bien.

No quiero sacar una conclusión errónea de esto, que no importa lo que te esfuerces en algo que después todo está dominado por el azar y sigues teniendo las mismas posibilidades de salir jodido. Realmente no son las mismas, te dedicas a reducir las probabilidades y punto, además de que tu punto de vista lo cambia todo.

Todo depende de cómo nos tomemos las cosas que se nos echan encima. Y es en esos momentos difíciles donde realmente descubrimos nuestra fortaleza y nos damos razones para sentirnos orgullosos de nosotros mismos cuando todo pasa. Yo sencillamente quiero luchar por no arrepentirme de nada, el sentimiento de culpabilidad es algo horrible que te come por dentro y te deja del todo vacío, así que mejor controlarlo.

Por ahora intentaré seguir luchando, no solo porque deba ni por los demás, si no por todas las veces en mi vida que no lo hice, que me dí por vencida y abandoné toda esperanza.

Y tengo un miedo terrible asentado en mi estómago. Nunca me ha gustado eso de no poder controlar lo que se te viene encima, el no saber qué ocurrirá. Pero bueno, si quiero ser feliz no me queda más remedio que aceptarlo.

Sólo me queda decir gracias a todos. Por apoyarme. Por perdonarme. Por no abandonarme.

Y sobre todo a ti, por enseñarme tantas cosas en tan poco tiempo, y por darme tantos motivos para ser feliz.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Quitándome las legañas

Bueno, un poco mejor. Supongo que es la calma que precede a la tormenta (nunca he tenido claro el orden, "la calma que sigue a la tempestad" etc, pero bueno se usa el que más conviene y punto), pero siento que tengo más fuerzas para afrontarla :3

Tengo miedo a mañana, para qué negarlo. Pero estoy ansiosa por empezar, que todo se suceda como en un torbellino de exámenes y de repente estar en jueves a la salida del último. No sé qué haré entonces, estoy cansada de planear cosas que después no suceden y quedarme con las manos vacías y el corazón lleno de decepciones.

No, esta vez no voy a pensar, y me voy a dejar llevar. Si tengo que estar de madrugada en el vivero o en la discoteca con mis amigas, me resentiré y lo haré; si es noche tranquila en los cañones, me relajaré y la disfrutaré; si sencillamente no hay nada... a casa a seguir con el anime o a preparar las maletas y a la mañana siguiente a coger el primer bus.

Así de sencillo. Aunque la verdad es que me gustaría pasar la noche con mis compañeros de sufrimientos y nervios, en un bar, riendo y celebrando el fin y el comienzo de esta nueva etapa. Secretamente, esto es lo único que deseo, esa noche que marque un antes y un después, y que pueda recordar con alegría y cariño.

Pero mejor no esperar nada ;)

Aunque por si acaso ataré a MJ y Garry y las emborracharé a la fuerza... (juas juas!)


PD: Odio esto... no consigo cambiarle el color a la letra ¬¬

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Ni fú ni fá.

Otro día perdido. Nunca pensé que me desagradaría un día de fiesta.

Mi intención era quedarme los días en la biblioteca a partir de hoy. Estoy preparándome para selectividad y, después de unas semanas horribles, llenas de nervios, preocupaciones y lágrimas, y de pasar unos desesperantes 90 minutos sentada frente a dos hojas casi en blanco prometiéndome a mi misma no volver a pasar por lo mismo, quiero aprovechar bien esta última semana.

El caso es que hoy es el día de Extremadura. Qué bien. Nada de biblioteca. Y a perder el tiempo.

Porque es que en mi casa aunque me lo proponga no puedo estudiar. Si no tengo que limpiar la cocina, tengo que limpiar el baño. O hacer la comida. O atender a los caprichos de mi madre. O volver a limpiar la cocina. O perseguir a Humo por la terraza.

No es que sea una versión de la Cenicienta, ni mucho menos. Pero tampoco es que pase el día tocándome las narices precisamente. Y eso que hoy no he salido de casa. Ayer, después de mi última publicación, me pasé la mañana yendo de un lado para otro, pasando por tres farmacias diferentes, yendo dos veces al hospital (perdiéndome también dos veces gracias a las indicaciones de la recepcionista), y pasando por el instituto otras cuantas en búsqueda del libro de matemáticas que mi querido Ramiro (que, después de seis años, me llama Lucía) me prometió. No sé cómo acabé en el departamento de física y matemáticas, rodeada de mis antiguos profesores, cotorreando como las marujas de mi edificio en la piscina.

Salí sana y salva, y no sé cómo acabó el solucionario del libro de matemáticas en mis brazos, pero me sentí realmente agradecida.

Una mañana de locos... aunque la satisfacción del final mereció la pena.

Y hoy nada nuevo. Es lo que tiene no salir de casa. Vaya, pensarlo me deprime un poco. Intentaré concentrarme en, no sé, aquéllos que últimamente están conmigo para apoyarme. Especialmente a Pececito, que siempre es muy bueno conmigo aunque le tire las naranjas a la basura =)

Aunque creo que mancharme uno de mis libros favoritos con agua contaminada del río ha sido su venganza...


Por si os gusta ^-^

martes, 7 de septiembre de 2010

Reflexiones matutinas.

Aquí estoy a las diez menos cuarto de la mañana, intentando despertarme, tener a mi gata contenta, y darme prisa para salir a que me pinchen la segunda vacuna, encontrar un libro de matemáticas y volver para estudiar.

Pereza.

El caso es que ayer estuve actualizando un poco la estética del blog, y hoy lo he abierto con la intención de regodearme en mi trabajo y dejar la lista de música, ya que es un coñazo estar dándole a play cada vez que acaba la canción. Estaba pensando que es una pena que utilizara el blog sólo para desahogarme y que fuera tan deprimente cualquier lectura que se pueda encontrar, que me gustaría escribir algo más coherente y representativo de mi vida.
Después me levanté y me dispuse a empezar el día, dejando puesta la página principal del blog.
Y entonces lo vi.

"El paseo de los tristes"

Escogí este título de casualidad, sin ningún motivo realmente profundo. Sencillamente estaba intentando prepararme canciones de Mago para ir pocos meses después a un concierto en Almaraz con Vero y Raquel (gran experiencia por cierto), y la ya mencionada canción era de mis favoritas. Así que sencillamente la tenía en la cabeza en el momento que comenzó todo y no me pareció mal título.
Más tarde fui a Túnez y por cosas que pasaron el título y su canción adquirieron un significado más importante.

Yo estaba orgullosa del título del blog, pero hasta hoy no me he dado cuenta de lo idóneo que es. El paseo de los tristes es un lugar al que van a parar las almas perdidas y desconcertadas, las que necesitan encontrar el camino a casa de cualquier manera. Pero no es fácil, es doloroso y frustrante. Así que no esperéis más que eso al entrar en este blog.

Aunque de vez en cuando podríamos llevarnos alguna sorpresa ^^


Me voy a seguir con la rutina.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Echo de menos

Echo de menos que me eches de menos.
Que me susurres al oído.
Que me cantes por las noches.

Echo de menos tus manos.
Tus ojos mirándome.
Tu boca hablándome.

Cuando todo tenía un significado
y decir "te amo" no era mera costumbre.
Cuando te sentía al cogerme de la mano
siempre cuidando, siempre a mi lado.

Quiero que me quieras.
Que me ayudes a no sentirme sola.
Que tu presencia cambie las cosas.

Dormirme soñando contigo
y no sufriendo por tu ausencia.

jueves, 8 de julio de 2010

Que el Sol se hiele.

Que el Sol se hiele. No quiero sentir esta quemazón, esta pasión, que mi corazón lata a un ritmo alarmante amenazando con pararse. Que se hiele esta sensación por favor. Los agobios, los temores, el fuego provocado por un amor... que se agoten.

Recuperar la templanza, la serenidad, la frialdad. Que me llamen egoísta, sin emociones, sin preocupaciones. Volver a ser la Reina de Hielo en medio de la fría noche, admirando únicamente la belleza de la Luna y el brillo de la lluvia.

Que los engranajes de mi corazón funcionen con normalidad en lugar de que se claven en mi pecho. Que mi sangre ya no sea fuego ni mis ojos estén siempre expectantes de una mirada.

Que solo me preocupe por una persona y nadie más...


Anhelo la lluvia y ahora llueve en mi habitación... Me lo tendré que tomar como una señal.

Ratones del desierto.

jueves, 17 de junio de 2010

Agotada

Estoy cansada.

De repente me sentí sola en un mar de lágrimas. Y hablo casi literalmente, hacía tiempo que no lloraba tanto. Ni que me daban tantos ataques de ansiedad en una sola noche. No sé por qué llegaron esos sentimientos y recuerdos, de otra noche años atrás, cuando una niña pequeña suplicaba que su padre volviera.

Ha sido tan doloroso revivir aquello... Pero a lo mejor me viene bien. Al menos creo que me estoy acercando a la base de mis problemas, aunque tal vez no tengan solución.

Entre maullidos y sollozos ando perdida. Como siempre. No sé responder a preguntas tan simples como "¿quién eres tú?" o "¿qué quieres?". Simplemente me quedo completamente quieta. Será que vuelvo a congelarme. Será que vuelvo a caer en un agujero negro lleno de alquitrán. Será que no sé vivir de otro modo, si es que a esto se le puede llamar vida.



Y, curiosamente, no estoy depresiva. Sólo triste. Sólo infeliz. Algo de variedad en mi vida.

jueves, 6 de mayo de 2010

Ay

Y aquí sigo, sentada en esta fría habitación, esperando... ¿A qué? No sé, una caricia, una mirada, o sencillamente una palabra...

martes, 4 de mayo de 2010

The magic of...

Vuelvo a la arena del desierto, los rayos del Sol contra mi piel, el cálido aire haciéndome sentir libre.

El suelo es rojo fuego hasta donde la vista alcanza, y el cielo, de un azul pálido, casi parece irreal.
Llega la noche y con ella la magia. En medio de un mar de dunas alzo la cabeza y veo resplandecer miles de estrellas. Levanto las manos para poder alcanzarlas, sentir su luz, su vida, su belleza.

Tumbada y llena de arena pienso en una rosa roja en medio del Universo, allá perdida, abandonada, llorando desconsolada.


Un sueño. No es más que un sueño. Una sombra del pasado distorsionada en la realidad.


Pero las espinas siguen doliendo...






Je... Eso de actualizar con frecuencia no es lo mío, al menos con clases de por medio. Pero bueno, ya queda poco, sólo tres semanas para acabar los exámenes y poco más para selectividad. Hace un rato he visto el otro blog, bastante más abandonado que este, y me han entrado unas ganas de actualizar... Por ahora iré guardando ideas =)

Un abrazo. Hace tiempo que no sé nada de vosotros, personajillos sin provecho del mundo del blog ;)

jueves, 22 de abril de 2010

Quitando algo de polvo

Sí, lo he borrado xD. No me arrepiento de haber escrito la última entrada, que al menos tres personas leyeron, pero no me apetecia que siguiera quedando constancia de ella.

No me va mal, la verdad es que me siento bien, aunque ande estresada con los exámenes y todas esas mierdas. Pero bueno, ya queda menos, ya tengo vestido para la graduación (de miniputita xD qué mal quedé con Melania... jis!).

Y voy a tener un gato xD. Todavía no me lo creo. Va a ser fruto de la hipocresía, pero tambien de lo que parece ser felicidad para mi madre. Por fin. A ver lo que dura.

Y ya está, la verdad es que esta entrada es para que el blog sepa que sigo viva.

¡Que os den!

viernes, 5 de febrero de 2010

Trash




Todo basura.
No puedo decir otra cosa. Simplemente no me sale.
Necesito protegerme de mí misma U_u
Pasado, presente y futuro. Y sigo sin encontrar ese lugar...