miércoles, 20 de octubre de 2010

Tratando de olvidar.

Aquí estamos. Un mes después de que me dejaras y sigo amándote tanto como antes. Es realmente frustrante ver cómo pasa el tiempo, yendo cada uno por nuestro lado, conociendo nuevas personas y haciendo lo mismo que hacíamos juntos, ahora separados.

No debería darme rabia no poder volver a hacer esas cosas contigo y ver cómo otros ocupan mi lugar, aunque supongo que es normal. No debería costarme tanto olvidarte a tí y a todo lo que te rodea, pero seguís tan presente dentro de mí que a veces casi siento vuestro calor.

Ya no distingo qué es sueño y qué realidad, llego a preguntarme si sucedió de verdad, si hubo algún instante en el que conseguí sentirme feliz.

Pero ahora eso ya no importa porque llegó el frío y no me queda más remedio que coger una manta y esperar a que se pase. Tengo que verlo todo desde lejos, una tercera persona que ya no pinta nada en esta historia, que debería buscarse una propia.

Sí, pero me encantaba nuestra historia. Supongo que es por el tiempo pasado, por la sensación de haberlo perdido todo, pero añoro cada detalle, cada gesto, cada momento. Me sentía agradecida de poder sentir todo esto por alguien, y supongo que sigo haciéndolo... pero ahora mismo no puedo más que suplicar que pase, que se acabe, y que no vuelva nunca más.

Que nadie más vuelva a hacerme sentir amor.






Así fue cómo el Ave Fénix resurgió de entre las cenizas.

2 comentarios:

Francisco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francisco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.